sábado, 21 de julio de 2012

Qué podemos hacer?

Hola a tod@s,

Desde esta magnifica atalaya, en un día de verano, me permito volver a escribir algo relacionado con la situación que vive nuestro pais.

Sé que me comprometí a seguir escribiendo acerca de mi dia a dia como consultor, pero los acontecimientos que estamos viviendo, son excepcionales, y quizás es mi deber dejar constancia de aquello en lo que creo.

Me dedico a la gestión de personas. Esta profesión es un trabajo entre apasionante y desquiciante, porque te enfrentas a los temores, bajezas, bondades, mezquindades, lo mejor y lo peor del  ser humano.

Sabeis que siempre he defendido una empresa sostenible. Pero no el concepto o significado que se le da a dicha acepción, sino en el componente más intrínseco de las organizaciones; las personas.
 
 
Las organizaciones o empresas, son seres vivos, y como tales, muestran dolor, miedo, agresividad, enfado, temor, optimismo, confianza, desconfianza, y son capaces de lo mejor y de lo peor.
 
 
Funcionan como los seres humanos, porque las crean, modelan y estructuran los seres humanos. En comunidad de mentes, y sumando mentalidades. Pero, al fin y al cabo, muestran las virtudes y los defectos de aquellos que las construyen.

Los Estados, son agrupaciones de personas. Cuando nos dicen que obtenemos lo que nos merecemos, es la pura realidad, porque de nosotros mismos, desde nosotros, nace el propio Estado.

Hasta aquí no hay ninguna reflexión nueva que os haga sonreir, gritar o esbozar una expresión de optimismo en vuestras caras.

No hablaré de Macroeconomía, ni de los tipos de interés, la prima de riesgo, el BCE, o las agencias de calificación. Ni tan siquiera me centraré en aquello que creo deberíamos eliminar en nuestra estructura del Estado, como pais.
Me voy a detener, porque soy muy etnocentrista, en el individuo.
 
 
Hace poco menos de una semana, me visitó mi buen colega, Antonio Ruiz (www.aruizcoacing.com).
 
 
Antonio, en su anterior trayectoria profesional desempeñó responsabilidades en la gestión de personas. Desde los años 90, lideró equipos de recursos humanos, en compañías como Canon, Armacentro, Mail Gráfica, y otras que no recuerdo.
 
 
Al entrar en las instalaciones de mi empresa, vi a un hombre luchador, afable, diría que feliz, y optimista.
 
 
No me suelo dejar llevar por las primeras impresiones (huyo de los sesgos (os recomiendo leer la ultima entrada de mi diario como consultor en la que desgrano como funcionan la mayoría de estos fenómenos)) y me senté con él para intercambiar ideas y experiencias.
 
 
Al finalizar nuestro encuentro le estreche la mano con firmeza y me dije a mi mismo, así saldremos de la crisis.
 
 
Antonio es un ejemplo de entrega y saber hacer. Pero sobre todo es una persona que ha sabido adaptarse a los cambios. Ha buscado su orientación y le vi verdaderamente volcado, como nunca, en la gestión de personas.
 
 
Como diría Jose Maria Gasalla en su ultima entrada del BLOG, Antonio va siendo feliz.
"La felicidad, esa quimera que muchos quieren reducir en un seminario a complicadas transparencias, otros tratan de resumirla en conferencias simpáticas, y los menos, intentan conseguirla."


José Maria Gasalla,  "tengamos la visión de rodearnos de personas vivas que nos inspiren, y no de muertos en vida que nos depriman." 


Yo mismo estoy cansado de escuchar lo mal que está todo y la cantidad de culpables que hay a nuestro alrededor. Pero lo que no nos gusta reconocer, es que nosotros mismos, hemos sido los primeros culpables en generar esta situación.
 
 
Debemos mirar con positividad hacia el futuro. Hay que luchar por nuestras familias, nuestros hijos, nuestros seres queridos.
 
 
Debemos afrontar la realidad que nos rodea y cogerla por los "cuernos". Hay que ser optimistas. Porque el optimismo es ese sentimiento reconocible que nos hace mejores.
 
 
Es cierto, nosotros no gobernamos España, pero dirigimos nuestras casas, dinamizamos personas, formamos parte de empresas, de peñas, de clubs sociales, del AMPA de nuestros hijos... tenemos amigos y amigas, novios y novias, salimos, hablamos, opinamos, nos socializamos.
 
 
Si nos mostramos positivos, si seguimos trabajando, si nos levantamos cada mañana intentando afrontar el futuro como si fuera un reto.
 
 
Si en vez de ver un precipicio, vemos una oportunidad. Si en vez de pensar que está todo perdido, pensamos que hay muchas cosas por empezar.
 
 
Saldremos de la crisis.

Tenemos fuerza, energía y optimismo. Creo que debemos reclamar, en nuestro espacio más cercano, ese optimismo para vivir.
 
 
Vivir no solo es comprar, beber, cenar, comer, pagar un casa o un coche, viajar o gastar. Vivir es amar, comerte unas pipas con unos amigos en el parque, pasar una noche de verano en la puerta de la casa del pueblo charlando con el vecino, pasear con tu esposo, con tu novia, con tu novio, con tus amigos, con tu familia.
 
 
Vivir es exprimir cada momento y cada segundo como si fuera el último.
 
 
Vivir es sentir que somos útiles a los demás, que podemos ayudar a nuestro vecino porque lo está pasando mal, que las comunidades de propietarios se convierten en lugares donde todos nos arropemos, donde si a uno le falta el otro le da.


Vivir es hacer sin esperar, ayudar sin recibir, porque vivir consiste en que cualquiera de nosotros seamos SERES SOCIALES, inteligentes y altruistas.
 
 
No sirve de nada pensar que podemos gastar lo que no tenemos, que la culpa la tienen otros, que alguien vendrá y lo solucionará.

No sirve quejarnos amargamente y no cambiar de forma de pensar.

Vienen tiempos muy dificiles para España. tiempos en los que la familia, los amigos y nuestros entornos más cercanos, se convertiran en claves para sostener nuestra sociedad.
 
 
Si hemos sucumbido al individualismo mal entendido, nuestra sociedad se resquebrajará. Si somos conscientes de lo que nos ha costado llegar hasta aqui, podremos volver a empezar y construir un entorno social mucho mejor.
 
 
Creo en los políticos, porque la política es la vida.
Creo en aquellos que sirven a los demás, que tienen vocación por mejorar las cosas.
Creo en aquellos que hacen las cosas por el bien común.
Creo en los políticos españoles porque sé que darán la talla.
Creo en mi pais porque sé que saldrá adelante. Creo que mis conciudadanos, porque juntos lograremos que nuestra sociedad no se resquebraje.
Creo en nuestros valores, creo en España como nación.
Creo en nuestra historia. Creo en nuestros empresarios y emrpesarias.
Creo en los libre pensadores, escritores, poetas, musicos y artistas de este pais.
Creo en ESPAÑA, joder.
 
 
Me dan igual las ideologías. Me dan igual los adjetivos.

Creo en este pais que es capaz de vivir intensamente, de ayudar a los demás y ser una gran potencia cultural.
 
 
Creo en este pais que es capaz de dar lo mejor de si mismo, tener la generación mejor preparada del mundo, los mejores directivos y las mejores mujeres de la historia.

Creo en todo lo que podemos hacer.

Creo en España. Creo en los Españoles.

No nos defraudemos a nosotros mismos. Trabajemos más que nunca. Miremos a nuestro alrededor y compartamos con quien no tiene nada. Echemos una mano. Exijamos facturas. Racionalicemos nuestro gasto. Usemos lo menos posible nuestra sanidad. Si podemos, paguemos las recetas aunque tengamos "derecho" a que nos las subvencionen. Si soy funcionario, trabajaré más y denunciaré a quien no lo hace (absentismo), porque en definitiva soy un servidor público y me debo a mis conciudadanos.

Podemos hacer grandes cosas juntos. Si nosotros, los ciudadanos, tomamos conciencia de que podemos, lo conseguiremos.

Si pagamos nuestros medicamentos, si miramos a nuestro alrededor y ayudamos a quien no puede, si procuramos colaborar y no "exigir" tanto por que "nos lo deben", quizás salgamos de esta crisis sin la ayuda de nadie.
 
 
Somos nosotros mismos lo que podemos sacarnos a nosotros mismos de esta crisis.
 
 
Un saludo.
Jesus Garcia Mingorance

3 comentarios:

  1. EL ESTADO DEL BIENESTAR no viene de tiempos de la República
    Antes de 1939 nada de todo lo que sigue:
    Las leyes del FUERO DEL TRABAJO
    Ya en plena guerra civil, el 9 de marzo de 1938, Franco dicta la Ley del Fuero del Trabajo, en beneficio de los trabajadores.
    En base a esta ley fundamental, se aprueban las siguientes leyes:
    1 de septiembre de 1939Ley del Subsidio familiar.
    23 de septiembre de 1939Ley del Subsidio de Vejez.
    13 de julio de 1940Ley de Descanso dominical y días festivos.
    25 de noviembre de 1942Ley de Patrimonios familiares.
    14 de diciembre de 1942Seguro Obligatorio de enfermedad.
    Para dar cobertura a la Ley del Seguro Obligatorio de enfermedad, se construyo una red hospitalaria dependiente de la Seguridad Social:
    Residencias hospitalarias 292
    Ambulatorios 500
    Consultorios 425
    Residencias concertadas 96
    26 de enero de 1944 Contrato de Trabajo, vacaciones retribuidas, maternidad para las mujeres trabajadoras y garantías sindicales.
    19 de noviembre de 1944Paga extraordinaria de Navidad.
    18 de julio de 1947Paga extraordinaria del 18 de julio.
    14 de junio de 1950Reforma del I.N.P. para una mejor cobertura en la acción protectora.
    22 de junio de 1956Accidentes de Trabajo
    24 de abril de 1958Convenios colectivos
    23 de abril de 1959Mutualidad agraria. EN esta ley se encuadran 2.300.000 trabajadores del campo, por cuenta ajena y propia.
    2 de abril de 1961Seguro de Desempleo.
    14 de junio de 1962Ayuda a la Ancianidad.
    28 de diciembre de 1963Ley de Bases de la Seguridad Social.
    31 de mayo de 1966Régimen Especial Agrario.
    2 de octubre de 1969Ordenanza General del Campo, donde se establece la jornada laboral de 8 horas.
    20 de agosto de 1970Mutualidad de Autónomos Agrícolas.
    23 de diciembre de 1970Ley de Empleo Comunitario.
    Así que en la ley del 9 de julio de 1976, todos los trabajadores españoles “YA” tenían cubiertas las siguientes contingencias por el Estado
    Pasamos a enumerarlas:
    -Seguro de Desempleo.
    -Subsidio de Vejez.
    -Invalidez permanente total.
    -Invalidez absoluta.
    -Gran invalidez.
    -Discapacitados y Disminuidos.
    -Subsidio de Ancianidad.
    -Enfermedad Común no laboral.
    -Accidente Común no laboral.
    -Subsidio familiar.
    -Protección familias numerosas.
    -Asistencia farmacéutica.
    -Asistencia médica.
    -Asistencia hospitalaria.
    -Vacaciones retribuidas.
    -Descanso Dominical y días festivos.
    -Paga extraordinaria de Navidad.
    -Paga extraordinaria del 18 de julio.
    -Pagas sobre beneficios.
    -Convenios Colectivos.
    -Representantes sindicales (liberados).
    -Jurados de empresa.
    -Representación Consejos de la administración de las empresas.
    Una vez visto lo que antecede, me planteo una pregunta:Si se pudieron hacer tantas mejoras SOCIALES, con muchísima menos riqueza, cómo es que ahora, para poder subsistir sin que nos intervengan (que al final lo harán, pero esa es otra cuestión), se han de recortar mejoras sociales conquistadas hace muchos años, con quien todos sabemos.
    La respuesta es bien sencilla: No había políticos ni sindicatos tragones ni comunidades autónomas.
    Creo que se debe reformar la Constitución disminuyendo a solo 7 comunidades autonómicas, anular el Senado, aglutinar municipios , no pagar subvenciones a partidos políticos y sindicatos, listas abiertas y sueldos a nivel de los dirigentes empresariales de multinacionales para los ministros y presidente del estado, exigir un nivel de formación e idiomas adecuados a cada puesto de dirigente del estado, etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Anónimo, lanzas un debate sobre las modificaciones del estado que trataré en el proximo post.

      Me han hecho llegar muchos comentarios acerca de lo larga que ha sido mi exposición y quizás, en el proximo corte haga un esfuerzo de sintesis.

      Te agradezco tu aportación.

      He de reconocer que algunos de los temas que planteas son especialmente positivos pero otros no estoy tan de acuerdo con tu postura.

      La lista que detallas, de normas y reglamente que se fueron aprobando para comenzar a proteger y crear el estado del bienestar, es bastante exacta, aunque hay que reconocer, que los principales avances a través de los distintos aspectos y desarrollos normativos, se han dado en la transición democratica y el sucesivo periodo o "tsunami" de cambios normativos que la siguieron hasta bien entrados los años 80.

      Desde entonces, no han existido sustanciales modificaciones ni aportaciones nuevas, aunque durante este último año hemos visto un giro importante en el marco normativo que regulan las relaciones laborales en España.

      Seguiremos con este tema.

      Gracias.

      Eliminar
  2. Hola Jesús:

    Vaya por delante mi agradecimiento por hacerme participe del interesante proyecto que propones a través de tu blog. No sa bes el interés que me crean todos los marcos de reflexión político, social y también económico, y en especial el tuyo, donde ya he encontrado consideraciones importantes.

    Haces referencia a los significativos cambios sociales y de todo orden que nos toca vivir y que opino que lejos de alarmarnos deben incentivarnos.

    Valoro muy positivamente, las apreciaciones que haces de lo que será a partir de ahora nuestras relaciones sociales, familiares,etc.

    Personalmente a estas alturas, tengo bastante claro, como será el estilo de vida de los nuevos tiempos, que tú mismo apuntas y que en absoluto me asusta, si bien en definitiva el centro de ello será el "ser humano", en ello seguro que habremos ganado

    Comentas que tenemos buenos políticos, no digo que no, pero "los cambios concierne a todo". Empazamos nuestra democracia con una apasionante ilusión que se renueva al empezar cada legislatura. Todos lo han intentado con su mejor saber hacer.....seguramente, pero ya no es suficiente, y es en este ámbito, donde te animo a que nos plantees con determinación tus reflexiones, que seguramente ya tendrás perfiladas.

    Es hora de replantearse desde la estructura de nuestro estado, a cada una de sus instituciones, sindicatos, partidos políticos, la Jefatura del propio estado, así como esos recientes movimientos sociales, que conducen a masas de ciudadanos a la deriva.

    Quiero resaltar, que hago estas afirmaciones, sin nigún ánimo reivindicativo, pero convencida, que el debate que hay que tratar con prudencia y cautela es al mismo tiempo rigurosamente necesario. Espero podamos deliberar sobre ello.

    Lo dicho, tocan otros tiempos, distintos que no peores y que como bien apuntas, hay que afrontar con ánimo y esperanza.

    Un saludo

    Pilar Pezuela

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total