sábado, 18 de junio de 2011

El momento de la Verdad; que pasará con la Función de RR.HH?

Buenas tardes a tod@s,

Hoy me decido a escribir, aunque tengo tantas cosas que decir que no sabría por donde empezar.

Quizás me voy a volcar con la situación del sector de los recursos humanos, tanto en empresas de servicios como en los departamentos de las empresas finales.

La crisis está azotando de lo lindo en todos los sectores, pero en el sector de servicios de recursos humanos, es quizás donde más se esté notando.

Hoy en dia, es muy dificil encontrar empresas del sector que respeten unas minimas reglas de compromiso con la calidad y el cliente. Cuenta más la factura a final de mes que los procedimientos, medios y conocimientos que debemos poner a disposición de nuestros clientes.

Nuestro sector, el de los recursos humanos, es un sector realmente disperso, multidisciplinar y que reune gran disparidad de criterios. No tenemos una única forma de trabajar ni tampoco unos procedimientos estandarizados que garanticen que lo que hacemos sirva ahora, mañana y en cualquier lugar.

Esto ha generado una crisis tan profunda en la función que ni sé que consecuencias puede traer.

Sabemos por nuestra propia experiencia que las empresas, organizaciones, han tendido, en su mayoría, a defender la estructura de costes frente a las políticas estratégicas de recursos humanos.

Como os decía en mi artículo, "El Jardinero Fiel", sino cuidamos la savia de nuestras organizaciones, sino establecemos políticas de "jardinería" especializada, nos encontraremos con una empresa sin rumbo y con sus principales activos en "baja". Si esto está sucediendo ahora, me temo que el futuro que se plantea es muy incierto, puesto que las organizaciones que han decidido prescindir de una política estratégica de rh, y por tanto, han dejado de confiar en consultores expertos, ya sean internos o externos, se pueden encontrar fuera del mercado a medio-largo plazo.

Y estar fuera del mercado significa no haber cuidado bien nuestra planta. Puesto que estará al borde la muerte o la desaparición (vía compra externa) habiendo perdido una gran oportunidad de reorganizarnos y hacerlo mejor. Para eso, es necesario contar en nuestras organizaciones con profesionales formados, cualificados y caros. Ya sean externos o internos.

No valen medios proyectos, o cuestiones incompletas motivadas por el precio bajo. Lo barato sale caro a la larga y creo sinceramente que en el Jardinero que te cuida la planta no debes escatimar. Debes confiar en personas y organizaciones que puedan ofrecerte servicio de calidad y procedimientos contrastados y esto no se vende a éxito ni tampoco al coste.

Siento que no hemos aprendido nada de la crisis, puesto que no podemos presionar via precios siempre. Hay un límite y este ya lo hemos sobrepasado.

Ciertamente estoy preocupado por el desprestigio de la función.
Personalmente no quiero ver personas derrotadas, por que un Jardinero derrotado es igual a una planta muerta
No quiero ver a personas ni empresas de servicios en recursos humanos, devaluando tanto su trabajo como para regalarlo.
No quiero volver a ver los foros de discusión vacíos.
Quiero ver personas con liderazgo firme, con ilusión e ideas. Comprometidas con su organización, con su planta. Con su tarea de Jardinero.
Quiero ver empresas y organizaciones que saben y comprenden el valor de esta profesión.
Quiero ver una asociación como AEDIPE moviendose ya para conseguir recuperar el prestigio de la función
Quiero ver un decalogo de actuación
Quiero ver como podemos ser un colectivo, en donde podamos hacer cosas iguales en diferentes momentos y lugares.
Quiero ver a personas motivadas, creyendo en las personas, viviendo por y para las personas. Porque las personas son las organizaciones.

Amigos y amigas, estamos ante el momento de la verdad de nuestra función.

Queremos seguir siendo los Jardineros especializados de nuestras organizaciones?

Salu2

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total